Vale la pena una operación estética (parte 2)

«No me mires, no me mires, déjalo ya, que hoy no me he puesto el maquillaje y mí aspecto externo es demasiado vulgar para que te pueda gustar Mecano: Maquillaje


¿El final?

Al finalizar la operación, me dijeron que apretara muy fuerte la sábana de la camilla. Venía el dolor más espantoso que he sentido en mi vida. Presionaron mi nariz con una férula, tan fuerte que todas mis fuerzas se fueron, creí que me desmayaría. Decidí no luchar más contra ese dolor, deje que pasara, me entregue a él y relaje todo mi cuerpo casi recibiendo la muerte.

Desde ese día, cuando hay dolor en mi cuerpo solo me dejo llevar que duela lo que tenga que doler sin resistirme, solo que pase y que haga lo que se le antoje conmigo.


Recuperación

‌Pensé que el dolor de la operación se había quedado en el quirófano, que ilusa fui porque venían meses sumamente difíciles.

Estuve sin poder respirar por la nariz por 3 días, no podía comer, incluso me costaba beber algo. Tuve dolor de oídos, “dormí” sentada para drenar la sangre de mi nariz, mi boca se reseco tanto que me salieron manchas negras en las comisuras de los labios y los piquetes de la anestesia comenzaron a punzar muchísimo.


Sentido arácnido de Spiderman

Algo extraño que recuerdo, es haber despertado una noche porque de repente escuche muchísimas cosas al mismo tiempo y muy fuerte, sentí que mis oídos se destaparon, como si el sentido arácnido de Spiderman se hubiera activado en mí. Esa sensación me dio mucho miedo, no sé si fue efecto de la medicina, el no poder dormir, el no poder respirar lo que provoco esta extraña sensación.

Descansé un poco cuando quitaron los tapones de mi nariz y por fin pude bañarme, pero aún tenía puntadas, visitas regulares al doctor, medicamento que tomar, dieta y cambiar diariamente el parche de mi nariz (realmente dolía).


No se puede tener todo en la vida

Lo que más lamente es que no pude correr ni hacer ejercicio por 4 meses. De hecho, no podía hacer muchas cosas como leer, escribir, subir escaleras. Me la pase sentada en un sillón esperando a que el tiempo y el dolor pasara. A parte me sentía un monstruo.


Reflexión

Los estereotipos de belleza son creados con el Photoshop, así que son ideales imposibles de alcanzar aún con una cirugía plástica. Es sorprendente la accesibilidad que se tiene para someterse a un procedimiento quirúrgico, sin embargo, nadie habla de lo doloroso que llega a ser, de los cuidados post operatorios que se tienen que llevar a cabo, que existe la posibilidad de desarrollar alergias, de las actividades que tienes que sacrificar y lo más triste de todo es que no se tiene una garantía al cien por ciento que vas a quedar como soñaste.

Estoy segura que no me someteré a una cirugía jamás en la vida y lamento haber descubierto los filtros de las aplicaciones demasiado tarde.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Primeros pasos
A %d blogueros les gusta esto: